Competentia

Casa de la mujer
Para promover la igualdad de género en África.


El objetivo del concurso es la realización de una “Casa de la mujer” a través de una arquitectura simbólica, ecológica e inspirada en las tradiciones del lugar. Un espacio en el que las asociaciones y los diferentes agentes de la sociedad podrán encontrarse y dialogar sobre temas de igualdad y derechos humanos, garantizando a la comunidad femenina la participación y la emancipación en favor del desarrollo social, económico y político del territorio. En efecto, la igualdad de género no es solo un derecho humano fundamental, sino que es la condición necesaria para un mundo próspero. Garantizar a todas las personas igualdad de acceso a la educación, a la atención médica, al trabajo, así como su presencia en los procesos de toma de decisiones promoverá economías sostenibles, de las que se podrán beneficiar las sociedades y la humanidad al completo. Hoy en día, en el África subsahariana, en Oceanía y en Asia occidental, las niñas encuentran obstáculos a la hora de acceder a la escuela primaria y secundaria, por cuestiones económicas, políticas o culturales. En el norte de África, las mujeres ocupan menos de una quinta parte de los puestos de trabajo retribuidos en sectores no agrarios, y solo en 46 países las mujeres ocupan más del 30 % de los escaños en los parlamentos nacionales. Precisamente porque la igualdad de género es determinante para el futuro de las nuevas generaciones, este es el 5.º objetivo de los “Objetivos de Desarrollo Sostenible” definidos por Naciones Unidas, para eliminar cualquier forma de discriminación y violencia, garantizar la protección de los derechos de toda índole y proporcionar servicios de protección social, garantizando la participación femenina a todos los niveles decisionales. Para promover estas cuestiones y proteger los derechos de las mujeres, el tema del concurso es la arquitectura de una “Casa de la mujer”, que deberá integrarse en el contexto ambiental y cultural en el que se inserta y promover los valores de la igualdad de género, reinterpretándolos en una clave arquitectónica, ecológica y sostenible, que debe poder realizarse en la modalidad de autoconstrucción, junto con la comunidad local.

El proyecto

La arquitectura de la “Casa de la mujer” tiene como finalidad albergar encuentros, seminarios, laboratorios y cualquier otra actividad que sirva para reducir cualquier forma de discriminación, reforzar y promover la igualdad de género, concienciando, educando e implicando a todos los agentes sociales. El proyecto se hará en la modalidad de autoconstrucción con la comunidad beneficiaria y, por lo tanto, deberá satisfacer una serie de exigencias en términos constructivos. La arquitectura deberá albergar las siguientes actividades a las que corresponderán las áreas diseñadas de forma independiente o relacionadas entre sí, en función de la idea del proyectista

debe ser fácilmente realizable

mediante tecnologías sostenibles y adaptables a la autoconstrucción, que no requieran el uso de vehículos pesados o equipos complejos;

usar materiales naturales y/o reciclados

disponibles en el territorio, para limitar el impacto medioambiental y económico debido al transporte de materiales y generar cierta rentabilidad en el contexto local;

integrarse en el contexto sociocultural

del territorio, reinterpretando y respetando sus tradiciones.

Gestión y organización

La arquitectura deberá tener un espacio destinado a la administración para permitir la gestión y la organización de las actividades.

Diálogo

Uno de los objetivos del proyecto es el de fomentar el diálogo entre los entes y las asociaciones del territorio.

Actividades colectivas

Uno de los objetivos fundamentales del proyecto es la promoción de la igualdad de género y los derechos humanos, a través de la organización de actividades de concienciación, seminarios, laboratorios y exposiciones.

En la sección de descargas del sitio web se puede descargar el anuncio en diferentes idiomas, así como los documentos de profundización en materia de igualdad de género. A los participantes se les enviará (después de registrarse) el material adicional necesario para desarrollar el proyecto:
Dosieres, precios, imágenes y características de los principales materiales; Mapas de la aldea de Baghère y del valle;Caracterización del valle de Tanaff; Imágenes de la aldea de Baghère, de Tanaff y del valle; Diseño asistido por ordenador (CAD) y fotos del emplazamiento; Formatos de los planos.


Premios

Premio en denarios + Prácticas en Kengo Kuma + Construcción

1er premio

5.000 €
Construcción
Pasantía en Kengo Kuma
Adopción ministerial como modelo nacional
Compartiendo con ONU Mujeres y Unión Africana
Exposiciones y eventos
Publicación en el volumen
Certificado

Segundo premio

1.000 €
Pasantía en Miralles Tagliabue EMBT
Compartir con socios
Exposiciones y eventos
Publicación en el volumen
Certificado

3er premio

500 €
Pasantía en SBGA
Compartir con socios
Exposiciones y eventos
Publicación en el volumen
Certificado

2 menciones honoríficas

Elegido por Kengo Kuma y Balouo Salo

100 €
Compartir con socios
Exposiciones y eventos
Publicación en el volumen
Certificado

5 menciones especiales

Compartir con socios
Exposiciones y eventos
Publicación en el volumen
Certificado

20 finalistas
20 Top 50

Compartir con socios
Exposiciones y eventos
Publicación en el volumen
Certificado

Todos los proyectos ganadores recibirán un certificado digital y serán publicados en el libro oficial del concurso "Kaira Looro 2021 - Casa de la Mujer", presentado y discutido en instituciones y autoridades nacionales e internacionales (Ministerios, ONU Mujeres, Unión Africana); transmitido a revistas y portales de arquitectura; expuesto en eventos, ferias y seminarios. Los métodos de desembolso de los premios se definen en las condiciones.

MARCO DEL PROYECTO

Contexto nacional y regional
El proyecto se localiza en el sur de Senegal, un país del norte de África occidental que limita con el Océano Atlántico, Mauritania, Mali, Gambia y Guinea. La población nacional es de 16 millones de personas, concentradas principalmente en los alrededores de la capital, Dakar. La región meridional, al sur de Gambia, se denomina Casamanza, por la presencia del río homónimo, y está subdividida en tres regiones administrativas: Ziguinchor, Sédhiou y Kolda, con un total de 1,5 millones de habitantes. La región central es la de Sédhiou, donde se inserta el proyecto. Se trata de una de las regiones menos desarrolladas del país, creada en 2008, con una tasa media de urbanización del 10 % y una tasa de pobreza en torno al 92 %. Esta región tiene una orientación puramente agrícola, y las aldeas tienen una media de 1500 habitantes. La capital de Sédhiou tiene unos 20 000 habitantes.

Baghere
La “Casa de la mujer” se construirá en el municipio de Baghère, cuyo territorio linda al norte con el bosque de Balmadou, al sur con Guinea Bissau, al este con el municipio de Niangha y al sur/noroeste con el municipio de Simbandi y Dioudoubou. La aldea de Baghère es un enclave espiritual y religioso por la presencia de la tumba del famoso morabito Younouss AÏDARA, quien dejó una huella indeleble para la promoción de la paz y la prosperidad en el territorio. El municipio, desde el punto de vista geomorfológico, presenta sobre todo terrenos arcillo-arenosos. Existe una sucesión de altiplanos ferruginosos tropicales, formados por pequeños afloramientos rocosos lateríticos y valles arcillosos, pequeños afluentes del río Casamanza con una leve pendiente que se prestan al cultivo del arroz.

Kaira Looro Emergency Opearation Center
Kaira Looro  Emergency Opearation Center
Kaira Looro  Emergency Opearation Center

IGUALDAD DE GÉNERO

El concurso se centra en la igualdad de género y en la emancipación de la mujer, conceptos basados en las leyes fundamentales de los derechos humanos, declaraciones y convenciones de organizaciones internacionales, como Naciones Unidas y la Unión Africana.
A continuación, citamos algunas de estas herramientas fundamentales (a disposición del concursante):
- Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer; - Estrategia de Integración de la Dimensión de Género para Promover la Igualdad de los Sexos;
- Protocolo de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos sobre los derechos de la mujer en África;
- Declaración Solemne sobre la Igualdad de Género en África;
- La Declaración Universal de los Derechos Humanos.

De acuerdo con estas declaraciones y convenciones, el “género” se refiere a los atributos sociales y a las oportunidades vinculadas al sexo masculino y femenino y a las relaciones entre hombres y mujeres, y entre niños y niñas. Estos atributos, oportunidades y relaciones son constructos sociales aprendidos a través de procesos de socialización. El género determina lo que se espera, se permite y se valora en una mujer o en un hombre en un contexto determinado. En la mayoría de las sociedades existen diferencias y disparidades entre hombres y mujeres en términos de responsabilidades atribuidas, actividades realizadas, acceso y control de los recursos, así como en cuanto a oportunidades a la hora de tomar decisiones. Otros criterios importantes para el análisis sociocultural incluyen la clase, la raza, el nivel de pobreza, el grupo étnico y la edad. La igualdad entre mujeres y hombres (Gender Equality): se refiere, por contra, a la paridad en cuanto a derechos, responsabilidades y oportunidades. La igualdad no quiere decir que las mujeres y los hombres sean iguales, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades de cada uno no dependerán del hecho de haber nacido hombre o mujer. La igualdad de género implica que los intereses, las exigencias y las prioridades, tanto de las mujeres como de los hombres, se tomen en consideración, reconociendo la diversidad de los diferentes grupos. La igualdad de género, por lo tanto, no es una cuestión femenina, sino que debería interesar e implicar plenamente a los hombres igual que a las mujeres. La igualdad es tanto una cuestión de derechos humanos como un indicador de desarrollo sostenible centrado en las personas y en el respeto de los derechos humanos internacionales.

El índice mundial de desigualdad entre los géneros
Uno de los parámetros fundamentales para evaluar las desigualdades / igualdad entre géneros en determinados contextos o sectores es la llamada “brecha de género”. Se trata de una puntuación porcentual basada en la media ponderada en base a la población. En 2020, la puntuación del índice mundial de desigualdad entre los géneros se espera que sea del 68,6 %. Esto significa que, de media, la brecha que se debe colmar para conseguir la igualdad de género a nivel mundial es, a día de hoy, del 31,4 %. Un valor del 100 % indicaría una paridad perfecta entre hombres y mujeres. En los últimos años, 101 países sobre 149 han mejorado su puntuación y 48 han mantenido el mismo porcentaje o lo han reducido. Por desgracia, ningún país ha alcanzado por el momento la plena igualdad de género. El mejor resultado lo tiene Islandia, con un valor del 82 %. El top ten mundial incluye cuatro países del norte de Europa (Islandia 1.°, Noruega 2.°, Finlandia 3.° y Suecia 4.°), un país latinoamericano (Nicaragua, 5.º), un país de Asia oriental y de la región del Pacífico (Nueva Zelanda, 6.º), tres países más de Europa occidental (Irlanda, 7.º, España, 8.º y Alemania, 10.º) y un país del África subsahariana (Ruanda, 9.º). Hasta la fecha, el África subsahariana ha colmado el 68,0 % de su brecha de género. Este resultado constituye un avance significativo con respecto al año pasado, que conduce a una disminución del número de años necesarios para colmar la brecha de género, que ahora se estima en 95. Entre los 33 países del continente, 21 países han mejorado sus puntuaciones y 12 han retrocedido con respecto al año pasado. Los mayores avances se han registrado en Etiopía, país que ha reducido en casi 5 puntos porcentuales su brecha en un año y que, en la actualidad, ha colmado el 70,5 % del total de su brecha de género. Solo tres países han conseguido la igualdad en educación: Botsuana, Lesoto y Namibia. La igualdad de género en la salud y la supervivencia está relativamente avanzada en la mayor parte de los países, mientras que la esperanza de vida sigue siendo baja tanto para hombres como para mujeres en muchos países. La participación en el mundo laboral de las mujeres es relativamente alta en la mayor parte de los países del África subsahariana. En Burundi, Guinea, Ruanda y Sierra Leona hay al menos tantas mujeres como hombres en el mercado laboral y, en Senegal, el país con el rendimiento más bajo, al menos el 36 % de las mujeres está dentro del mercado laboral. En el ámbito del empoderamiento político, aparte de Ruanda (el único país con un porcentaje del 50 % de mujeres en el parlamento de la región), 21 países tienen solo entre el 20 % y el 30 %. En Nigeria, solo el 3,4 % de los diputados son mujeres. Al mismo tiempo, las mujeres en puestos ministeriales están entre el 18 % y el 8 % en 15 países. Ruanda, Sudáfrica y Etiopía representan importantes excepciones positivas, con más del 48 % de mujeres entre sus ministros. En Senegal, país donde se inserta el proyecto del concurso, el índice global es del 68 %, lo que lo sitúa en el puesto 99.º de la clasificación mundial. La paridad en la vida política y en la toma de decisiones tiene un índice muy bajo, del 33 %, en la media de los países subsaharianos, mientras que las oportunidades económicas en general son del 55 %.

Kaira Looro Emergency Opearation Center
Kaira Looro  Emergency Opearation Center
Kaira Looro  Emergency Opearation Center

Descubra con estos videos cortos de ONU Mujeres por qué la igualdad de género es un objetivo fundamental para la humanidad





Partners en Gender Equality & Womens Rights


African Union WGDD The Women, Gender and Development Directorate
Un Women
Ministere de femme du Senegal

Participa en el concurso

Regístrate, envía tu proyecto y compite por premios